Search

DÍA 6

Érase una vez una época en la que yo era mega fit. Esa época era cuando pertenecía al grupo de baile de mi universidad y me mantenía asistiendo a las mejores clases de baile de Santo Domingo; bailaba casi diario, me ejercitaba todas las noches antes de dormir, comía saludable (gracias a mi mamá).


Esa época desapareció hace mucho. Me descuidé. Engordé. Debo confesar que he perdido el amor por la danza porque siento que para ser bailarina y considerada como tal, debo llenar cierto estereotipo físico que actualmente no poseo, es por la cual me alejé del mundo del entretenimiento y “horas locas”, porque ya no me sentía segura de mi misma, a pesar de mi gran talento.


2018 fue un año de mucho aprendizaje que más adelante les contaré. Aumenté increíblemente de peso, no me importaba para nada mi apariencia y me decía a mi misma: “Mi personalidad y mi inteligencia vale más que un cuerpo bonito y a muchas personas les hace falta el nivel que tengo”, que humilde yo.


Actualmente, me siento mucho mas madura en todo el sentido de la palabra y es por esto que me he impulsado a crear cosas, gracias a la ayuda de mi esposo y de mi bestie que también me dicen diario palabras muy alentadoras. Hoy tengo una percepción totalmente diferente a la que tenía varios meses atrás. Hoy pienso que tanto la imagen física como la imagen interna deben estar alineadas y que la inteligencia intelectual debe estar balanceada con la emocional.


Todo aquel que me conoce sabe las ganas que tengo de ser exitosa en mi vida y de representar ese talento que tanto caracterizan a mi familia, a mi esposo, a mis padres, a mis tíos, a mis tias, a primos, a mi hermano y a todos mis amigos. Quiero lograrlo, quiero ser grande y para esto, debo empezar por llevar una vida saludable que eventualmente conlleva a una mente mas positiva.


2020 nos ha traído muchas sorpresas. En su mayoría, negativas pero para mí, una persona sumamente optimista, ha traído muchas oportunidades para desarrollar mis talentos y deseos. Y en eso estoy.


Este challenge de 21 días para reajustar mis hábitos alimenticios ha sido una excelente idea de mi amiga Pamela Pichardo. Hoy es nuestro sexto día y aunque es poco, me siento mucho más motivada en rebajar esas ochenta libras que quiero perder, me siento muy emocionada por ejercitarme y compartir el sudor con ella y con todas las personas que se inscriban a lograr el éxito con nosotras.


Veamos cómo terminará esta jornada.